10 cosas sobre François Le Vot

Datos que desconoces de la estrella francesa

Le Vot tiene un pasado variado

Antes de que François Le Vot irrumpiera en la escena de la Red Bull Air Race, ya era una leyenda en su Francia natal.

De hecho ya había recibido varios reconocimientos. Ganador del Premio al Mejor Estudiante de Piloto de la Armada en 1992, Le Vot se ha hecho famoso por conquistar coronas en los mundiales de acrobacia por equipos e individuales, así como por ganar tres carreras consecutivas en la Copa Challenger de la Red Bull Air Race antes de ser promocionado a la Master Class (donde también ha subido al podio). Pero aún hay más por descubrir sobre el piloto que todos conocen como "Zool" ...

1. Está acostumbrado a que la gente pronuncie mal su apellido.
Muchos asumen que debido a que es francés, el sonido "t" se elimina, como en "escargot". Pero cuando se dice Le Vot, no es así.

2. Tiene pasión por volar desde los tres años.
"Viene de un sueño que tuve, en el que pude volar bajo por encima de la playa y el mar. Desarrollé mis primeras técnicas de visualización mental poco después con la esperanza de hacer que ese sueño volviera", describe Le Vot, que todavía dedica innumerables horas al entrenamiento mental. "En realidad, las carreras me proporcionan las sensaciones más cercanas a ese sueño ¡volando bajo!"

3. También tiene obsesiones terrenales.
"Nací en Túnez, y toda mi infancia hasta los cuatro años la pasé buscando fósiles", comparte Le Vot. "He conservado la pasión por el desierto, la paleontología, la prehistoria y la geología, hasta el punto de volar a veces con mapas geológicos".

4. Y ama el mar, también.
Desde los cuatro hasta los nueve años, Le Vot vivió en Polinesia, donde descubrió las maravillas del océano, y ese cautivador entusiasmo continuó cuando pasó sus años de adolescencia en Bretaña, así como ahora en su casa en la región marítima de Hérault.

Un joven Le Vot se refresca en Polinesia. © cortesía de François Le Vot

5. Sus compañeros de clase pensaron que debería convertirse en comediante.
"Hasta donde puedo recordar, siempre me han considerado como alguien bastante divertido", revela Le Vot. "Creo que nuestro breve pasaje en este planeta no debería estar dedicado a desarrollar arrugas de preocupación en la frente. Prefiero las patas de gallo en el borde de los ojos".

6. Era parte de la línea de Chanel.
Le Vot es descendiente de la familia de Saint Pierre Chanel (1803-1841), que fue enviado a Oceanía para evangelizar y finalmente murió allí. "De esta historia, supongo, desarrollé mi pasión por Oceanía", afirma Le Vot, antes de agregar con astucia, "¡o tal vez sea porque pasé las mejores vacaciones de mi vida allí a la edad de nueve!"

7. Puedes llamarlo "entrenador".
Un par de veces al año, Le Vot se toma el tiempo para entrenar pilotos acrobáticos de competición, trabajando con equipos de países como Australia, Gran Bretaña y Alemania. Es una experiencia que encuentra divertida y fascinante. "¡Espero que aprendan tanto como yo aprendo de ellos!", dice.

8. Se lució en su temporada 2014 como piloto de la Clase Challenger.
Mirando hacia atrás, Le Vot comenta: "Fue una de las experiencias de vuelo más placenteras, sin el estrés de cuidar de un equipo o un avión, sólo el placer de ser invitado a eventos emocionantes. Las cosas han cambiado, pero estoy trabajando duro para volver a las victorias ".

9. No es el único François en el equipo.
El amigo de Le Vot, François Hanne, es el estratega del FLV Racing Team 12. Se conocen desde que se inscribieron al Armée de l'Air en 1990, y hoy siguen siendo colaboradores cercanos en lo que llaman "Operation Podium".



Le Vot vuela con su hija Cassandre en un Piper PA18. © cortesía de François Le Vot

10. Está loco por sus hijos.
François tiene tres hijas y un hijo, y dice que "amo a mis hijos, y creo que les gusta la forma en la que bromeo con ellos y los hago reír. Aunque de vez en cuando, cuando es hora de estudiar matemáticas, creo que me quieren solo ¡un poco menos!".