Diseñados para ganar – Parte 2: El diseño técnico

Cómo conseguir el diseño correcto que no frene a los aviones

El avión de Hall se reconoce al instante

En esta segunda parte, analizamos cómo se logran los exclusivos diseños de los aviones de la Red Bull Air Race, así como su efecto en el rendimiento. En la primera parte, nos adentramos en por qué importa el aspecto del avión

Cuando se trata de los aviones del Campeonato del Mundo de la Red Bull Air Race, la belleza es más que superficial. Debido a que los resultados de la competición pueden determinarse por milésimas de segundo, un diseño tiene que ser funcional y fabuloso a la vez.

Algunos equipos crean su diseño completamente en pintura, mientras que otros incorporan adhesivos sobre un fondo pintado. El alemán Matthias Dolderer usa calcomanías y no sólo por la facilidad de agregar logotipos de socios. "Cada vez que pintas un avión por completo, lo más probable es que agregues peso, y ya estamos en el límite máximo", dice Dolderer.

Sin embargo, el equipo de Dolderer tuvo que realizar algunos retoques estratégicos debido a modificaciones aerodinámicas en el fuselaje. "Si quieres pintar completamente un avión, lleva mucho tiempo, así que pintamos partes del avión en las que trabajamos. Debes lijarlo al límite, aplicar una imprimación y luego aplicar la pintura y todo que sea lo más ligero posible. Son muchas horas y debe ser realmente sencillo", describe Dolderer.

Luego vino la aplicación de las pegatinas, otro proceso minucioso. "En primer lugar, la superficie debe estar realmente limpia, libre de aceites y esmaltes", detalla Dolderer. "Y un avión es curvo, por lo que hace que el posicionamiento de las pegatinas sea realmente difícil y desafiante de conseguir".

Lo más importante es lo que todo esto puede afectar al desempeño del avión. "Las pegatinas deben ser lo más livianas y delgadas posible, con el material adecuado para no aumentar demasiado el peso y no cambiar drásticamente la aerodinámica", señala el alemán. "Si son demasiado gruesos, se rompe un poco el flujo de aire".

El piloto francés Mika Brageot y su equipo estaban entusiasmados con una pintura cromada que imaginaban para su avión, pero la gran incógnita era la forma en que la pintura funcionaría técnicamente. Ni siquiera estaban seguros de que se adhiriera al MXS-R.

"El efecto de cromo negro requiere una técnica y productos muy específicos, y esto no se había hecho nunca antes en la Red Bull Air Race", dice Brageot. "Pasamos la pretemporada desarrollando una imprimación negra que aumenta significativamente la adhesión de la pintura en nuestra estructura de fibra de carbono".

Tras señalar que la pintura es algo delicada, la coordinadora del equipo Victoria Griffiths añade que "una gran pregunta también fueron las temperaturas, por ejemplo, la diferencia entre la baja temperatura en el avión de carga y las altas temperaturas en el asfalto de Abu Dabi".

Incluso la cinta utilizada para cubrir huecos inductores de arrastre entre el ala y el fuselaje puede arruinar la superficie perfecta de un trabajo nuevo de pintura, por lo que la tripulación tiene que tener mucho cuidado al retirar los adhesivos durante el desmontaje posterior a la carrera. Pero tanto el equipo como los aficionados adoran el aspecto de este nuevo acabado, y Griffiths señala una ventaja de carrera: "logramos ahorrar peso con este nuevo diseño de pintura".

Entonces, ¿el diseño estético de un avión realmente puede hacer una diferencia en el rendimiento? Toma el ejemplo de Matt Hall: cuando el equipo australiano pintó su avión para incluir un nuevo patrocinador en 2018, el nuevo diseño fue el toque final después de un proceso de un año para el avión nuevo. En cambio, la nueva pintura agregó más peso de lo esperado, lo que a su vez llevó a una diferencia en el manejo del aparato en la primera parada de la temporada en Abu Dabi. Hall lo explicó más tarde: "La cola era bastante pesada, lo que la hacía sensible al lanzamiento y eso llevó a algunas pasadas de Gs".

Dos meses antes de la siguiente parada en Francia, el equipo de Hall volvió a la acción con otra pintura. Pero, ¿alivió la carga lo suficiente como para restablecer la velocidad y el equilibrio que ayudaron a Hall a tener buenas actuaciones al final de la temporada 2017? Cuando lideró la tabla de tiempos en la segunda sesión de entrenamientos libres en la Riviera francesa, el equipo supo la respuesta y el australiano ganó la carrera de Cannes

"Este avión ahora está básicamente de vuelta a como estaba en Indianápolis y Lausitz el año pasado, y en ambas carreras gané la Clasificación", declaró Hall. "Lo siento de esa manera otra vez, y demuestra que volvemos a ser rápidos".

 

Puedes ver los pilotos y sus aviones pintados los días 26 y 27 de mayo en Chiba, Japón. Obten tus entradas AQUÍ.