Los Challengers encantados con el Edge

Y están felices volándolo

Los aviones Challengers

Con el estreno de la temporada 2018, los Challengers recibieron con expectación los nuevos Edge 540V2. Estos son los mismos aviones que vuelan algunos de los pilotos de la Master Class, aunque sin las modificaciones.

Los aviones Challenger tienen el mismo motor y hélice que los de los pilotos de la Master Class, pero con restricciones ligeramente diferentes. Tienen un poco menos de potencia y algunos pequeñas modificaciones. Todos los aviones Challenger recibieron nuevos motores, nuevos componentes, nuevo cableado y nuevas puntas en las alas al comienzo de la temporada.

El Director Técnico Jim Reed sobre las diferencias 

Los Edges son mucho más potentes y ágiles que los Extra 330LX que los que volaban los Challengers. Después de casi una temporada completa volando estos aviones, ¿qué opinan los Challengers?

Daniel Ryfa, que ha sido parte de la Clase Challenger desde que comenzó la serie en 2014, tiene más experiencia que la mayoría en el Extra, pero al instante prefirió el nuevo avión. "El Edge es increíble. Es la herramienta perfecta para correr. He tenido muy poco tiempo con él, pero estoy cómodo", explicó.

Luke Czepiela, quien terminó tercero en Abu Dabi, explica qué es lo que le entusiasma sobre los nuevos aviones. "Con el Extra estábamos 10 segundos por detrás de los tiempos de los pilotos de Master Class, ahora solo nos sacan tres o cuatro segundos", dice.

A Patrick Davidson no le es ajeno volar en diferentes aviones, no en vano ha registrado más de 2.500 horas de vuelo en más de 30 aviones diferentes, por lo que sabe cómo aclimatarse a un nuevo avión. "Solo había volado el Edge una vez antes de Abu Dabi. Vuelo en muchos aviones diferentes en casa, lo que me ayuda a adaptarme rápidamente. El Edge es único, mantiene su velocidad en las curvas increíblemente bien, lo cual es algo a lo que hay que acostumbrarse", explicó.

A pesar de que a los pilotos les está encantando volar el nuevo avión, este cambio conllevó un proceso de aprendizaje. Con más potencia y agilidad, había más posibilidades de que los Challengers sumaran penalizaciones, lo que significa que han tenido que ajustar sus estilos de vuelo. "El Edge aporta mucha más energía, lo que traerá problemas con las Gs", dijo Czepiela.

Daniel Genevey también admitió que necesitó tiempo para aprender cómo volar el Edge. "El Edge es fantástico y vamos mucho más rápido, así que tenemos que calcular los medidores de Gs y es sólo una cuestión de práctica", explicó.

Florian Bergér, que sufrió al principio con el Edge, logró adaptarse y ahora lidera la clasificación. "Me gusta mucho el nuevo avión. Es mucho mejor y más rápido", dijo.

"El Edge es mucho más ágil y le brinda al piloto mucho más sensibilidad. Todo es mucho más sensible", dice Kenny Chiang, quien tuvo su primera oportunidad de competir con Edge en la reciente parada en Budapest. "Como vuela alrededor de un 20 por ciento más rápido que el Extra, requiere un tiempo de reacción más rápido, pero también es fácil compensar en exceso".

Kevin Coleman está de acuerdo. "Creo que es un equilibrio. Algunas cosas acerca de Edge son más fáciles en comparación con las Extra, y otras son más difíciles. El Edge son obviamente más rápidas y aguanta las Gs muy bien. Es mucho más fácil pasarse de Gs en comparación con el Extra".

Hay acuerdo, todos los Challengers prefieren el Edge, y aún queda la final en Fort Worth los días 17 y 18 de noviembre, obtén tus entradas AQUÍ.