Mélanie Astles

Información del piloto

Biografía del piloto

DECLAS DEL PILOTO

En su segundo año como piloto de la Clase Challenger, Mélanie Astles es la primera mujer que compite en la Red BUll Aire Race. Es cinco veces Campeona Francesa en Acrobacia Aérea. Ha logrado el top ten del ranking en los Campeonatos Mundiales y Europeos, al final de su primer año como Challenger en la temporada 2016 sumó su primer podio, fue segunda en el icónico circuito estadounidense del Indianapolis Motor Speedway.

La historia de Mélanie habla de pasión, persistencia y de sobreponerse a las adversidades. Nadie imaginó que podría concretar su sueño de la infancia de convertirse en piloto cuando dejó la escuela a los 18 años para comenzar en el mundo laboral. Su primer trabajo fue en una estación de gasolina y en ese momento su sueño parecía terminado, pero con trabajo duro se convirtió en manager de un puñado de estaciones ahorró dinero para pagar sus lecciones de vuelo, las cuales comenzó a las 21 años. En su primer año en la competición de acrobacia aérea logró la victoria en la Copa de Francia en la categoría Espoir (Hope).

Con un progreso sostenido avanzó en las categorías ganando el campeonato nacional y consiguió un puesto en el Equipo de Acrobacia Aérea de Francia. En 2014 finalizó séptima en el Campeonato del Mundo de Acrobacia Aérea Avanzada y primera en el ranking femenino. En 2015 se ubicó como la quinta mejor piloto femenina del mundo en la categoría acrobática más alta (Unlimited) y fue integrante del equipo francés que ganó el título en el Campeonato del Mundo de Acrobacia Aérea en categoría Unlimited.

Astles atribuye su éxito al trabajo duro, y cuando volvió su atención a las carreras para la Copa Challenger en 2016, su persistencia y dedicación dio como resultado su primer podio en Indianápolis. Entre todas las disciplinas, ahora tiene más de 4.000 horas de vuelo.

"La temporada de 2016 fue una gran experiencia, creo que he progresado mucho gracias a los entrenadores y gracias a Paul Bonhomme, que me ha entrenado tanto como hubiera corrido su Edge 540", dice Astles, refiriéndose al tres veces  campeón del mundo que es conocido por compartir amablemente su experiencia con los pilotos al alza. "En 2017 voy a poner todas las cosas que he aprendido juntos y continuar el trabajo duro para ser más consistente y por supuesto voy a cambiar mi 'sonrisa' y disfrutar de la vida!"