Czepiela disfruta de las mieles de la Copa Challenger

Nos ponemos al día con el piloto polaco tras su triunfo del año pasado

Czepiela es el actual campeón

Apenas han pasado dos meses desde que el polaco Luke Czepiela marcara un nuevo hito en el deporte del motor al ganar la Copa Challenger de la Red Bull Air Race 2018, convirtiendose en el primer piloto de su país en conquistar un título en nuestro deporte. Con el nuevo año ya marcha, el vigente campeón comparte con nosotros cómo ha digerido el triunfo, y cómo ve la temporada de 2019.

Czepiela, que también es comandante de Airbus A320 para una aerolínea comercial así como un conocido piloto de exhibiciones aéreas, se unió a la segunda categoría de la competición de la Red Bull Air Race en 2014. Al año siguiente decidió descansar pero regresó en la 2016 para iniciar su conquista de la Copa Challenger que culminó la temporada pasada. En la carrera final, el piloto polaco selló el título con una emocionante actuación y sacando apenas 0.052s al alemán Florian Bergér que acabó segundo. A pesar de todo, la machada de conquistar el título no le afectó de inmediato.

"Me llevó unas pocas semanas darme cuenta de lo que había conseguido, pero ese sentimiento está finalmente ahí, y es increíble. En diciembre, varios atletas de Red Bull Polonia y yo pasamos una semana en Miami festejando y relajándonos, y ahí es donde finalmente me di cuenta", dice Czepiela.

El piloto, que ama el aire libre y entrena rodeado de naturaleza siempre que puede, añade que "también hice muchas caminatas por las hermosas montañas Tatra en Polonia, y finalmente, después de tres años, fui a esquiar. Las últimas tres temporadas fueron extremadamente intensas con las carreras, con mi aerolínea y con los shows aéreos, así que ahora estoy tratando de encontrar más equilibrio en mi vida y disfrutar más".

Por supuesto, el éxito de Czepiela conlleva dedicar más tiempo a los medios de comunicación, desde entrevistas de radio y periódicos hasta una aparición en uno de los canales de televisión más importantes de Polonia, que lo dedicó un extenso perfil. Aunque la Red Bull Air Race se celebró en Polonia en 2014 en la ciudad turística de Gdynia donde se dieron cita más de 130.000 espectadores, Czepiela siente que la popularidad de nuestra competición no es tan grande como podría ser en su país y está con ganas de contribuir a ese crecimiento.
"Esperemos que eso cambie este año cuando comience a ganar de nuevo", dice con una sonrisa. Mientras él ya está notando que el reconocen más en su trabajo en la aerolínea.

"Cuando la tripulación de cabina hace la introducción y menciona que el Capitán Czepiela les da la bienvenida a bordo, muchos de nuestros pasajeros preguntan si soy yo y vienen a sacarse una foto después de aterrizar", admite con modestia.

El piloto también reconoce que con la competencia en la Clase Challenger cada vez más ajustada cada temporada, defender su corona será una dura batalla.

"Es mucho más fácil ser un cazador que ser la presa, creo que tienes más hambre entonces", evalúa. Pero está con muchas ganas de empezar la nueva temporada.

"Ya echo de menos a mis colegas de la Clase Challenger, estamos muy unidos y tengo muchas ganas de correr otra vez", comparte Czepiela. Sobre sus objetivos, se muestra cauto cuando dice que su "mayor objetivo será ser consistente y subir al podio en cada carrera, ¡y por supuesto que sería bueno si fuera en lo más alto!".