El motor problemático de Matt Hall

¿Habrá solucionado sus problemas en su avión de carreras?

Matt Hall tuvo importantes problemas con su motor en Abu Dabi, lo que le llevaron a admitir que había “querido solucionar los problemas con tiritas, y en realidad necesitaba cirugía”.  Sin posibilidad de hacer un arreglo rápido y con la carrera de Kazán a la vuelta de la esquina, ¿habrá tenido suficiente tiempo para resolver sus problemas con el motor? Aunque el equipo tiene su sede en Australia, el avión de Matt Hall se quedó en Europa hasta la carrera de Kazán por lo que quisimos ponernos al día con Hall para saber cómo está su motor y cómo ha ido la ‘cirugía’.

"Cuando entramos en ‘modo carrera’ y comenzamos a apretar el motor con más fuerza nos dimos cuenta que teníamos un cilindro que no estaba funcionando bien. Los síntomas eran, básicamente, se estaba calentando mucho más que los otros. Y si bien no es algo peligroso, es algo que debemos tener en cuenta", explicó Hall.

Al principio, Hall minimizó cómo los problemas del motor estaban afectando al equipo. Pero posteriormente se ha sabido que estuvieron cerca de obtener un DNS como resultado. "No estábamos seguros de si íbamos a correr el día de la carrera. Trabajamos toda la noche, y Finchy (David Finch, técnico del equipo Matt Hall Racing) determinó que era seguro volar, pero no pudimos resolver el problema. Tan pronto acabó la carrera, tuvimos que desmontar el avión para el envío a Europa, y teníamos que tomar la decisión. ¿Desmontamos el motor y lo mandamos a Estados Unidos, y el resto del avión se va a Alemania, o enviamos todo a Alemania?", nos cuenta el piloto australiano.

Hall y su equipo sólo tenían una hora para tomar esta decisión, una decisión crítica ya que podría afectar toda la temporada. "Nuestra decisión se basó en el hecho de que nuestro avión seguía siendo útil y seguro. Fue un caso de 'malo conocido'. Podríamos haber mandado el motor a Lycoming y empezar de nuevo, pero cuando recibiéramos el motor tendríamos que empezar de cero, hacer los justes otra vez y luego empezar a usarlo”, añade.

Con el parón entre las dos carreras, “el equipo tomó la decisión de quedarse con el motor, hacer un diagnóstico y arreglar el problema nosotros mismos. Pensamos que era mejor pasar tiempo con el motor en Alemania como un equipo, y analizar todo como una sola pieza, poco a poco, hasta que encontráramos algo mal y lo arregláramos", sigue.

"O quizás no encontrábamos nada, pero entonces nos podríamos concentrar en los sistemas de enfriamiento, en lugar de en el propio avión. Y si seguíamos sin encontrar nada, podíamos incluso pedir a la Air Race que nos prestara uno de los motores de reserva", explicó Hall.
 

DAVID FINCH Y ANDREW MUSGROVE DEBATEN SOBRE LOS PROBLEMAS DEL MOTOR DEL AVIÓN

Como el equipo de Hall tiene su base en Australia y su avión ha estado en Alemania, no han tenido todo el tiempo que les hubiera gustado para trabajar en él. Así que ha sido una carrera contra reloj para tener el Edge 540 listo para Kazán. "El motor aún no se ha arreglado, debido al acceso limitado al avión que hemos tenido. Pero hemos puesto un plan en marcha, y si en algo somos buenos es en planificar. La clave para manejar el estrés y mejorar es tener un plan con planes alternativos. Así si el plan A, no funciona tenemos el plan B, C y D listos para comenzar, y eso es exactamente donde estamos", sigue Hall explicando.

Una cosa está clara, y pase lo que pase, Matt Hall va a Kazán con un Plan Maestro para ganar. "Estamos muy seguros de que el plan A funcionará. El equipo es increíble en el análisis de datos, detección de problemas y resolución de los mismo. Estoy seguro de que volveremos a la velocidad máxima y ganaremos las carreras como lo hicimos la temporada pasada", dijo Hall. "Y con siete carreras por disputarse, el quinto lugar en Abu Dabi es un buen comienzo dadas las circunstancias. Mirando hacia delante esta temporada le dije al equipo: arreglemos el avión, y luego tendremos la actitud de que es una temporada de siete carreras, y estamos empezando la temporada con algunos puntos en la recámara. Estamos un poco fuera del ritmo en puntos, pero si ganamos las próximas siete carreras, nadie va a poder tocarnos", concluyó.
 

Artículos relacionados

Revisamos de la temporada 2019 de la clase Challenger

Con cuatro paradas, seis carreras y 12 pilotos compitiendo, la Clase Challenger estuvo llena de emociones fuertes en su última temporada.
Leer artículo completo