La apuesta a punto para competir - una tarea agotadora

El Red Bull Air Race es una verdadera prueba tanto para el piloto como para el avión. Para los pilotos, el fin de semana se trata de concentración, precisión, estrategia y máximo rendimiento. Para los técnicos del equipo, se trata también de un resultado óptimo, puesta a punto y perfección mecánica.

Con las carreras del Campeonato del Mundo celebrándose por todo el mundo, el calendario de la temporada exige que los aviones de carreras sean transportados a ocho lugares diferentes en tres continentes. Cada cambio de la ubicación significa que los aviones tienen que ser desmontados, embalados, desembalados y montados de vuelta. Ahora que los aviones han llegado a Spielberg es hora de poner listas estas máquinas para volar la próxima semana.

El montaje y desmontaje de los aviones para los viajes es una tarea agotadora que debe llevarse a cabo con cuidado y precisión. Cualquier error o problema en esta fase podría tener un impacto importante en las carreras del fin de semana. Sin embargo, los equipos y los transportistas son expertos de confianza para manejar este proceso crítico antes y después de cada carrera.

Nigel Dickinson, técnico del equipo de Hannes Arch, es un experto en todo el proceso para conseguir tener el avión del equipo listo para la carrera. Él hace de todo el proceso un arte para que incluso en su ausencia el equipo esa capaz de ponerlo en marcha después de llegar al lugar de carrera. Organización es la clave.

"Se tarda alrededor de seis horas para desmontar, envolver y meter en cajas, y ocho horas para reconstruirlo", explica Dickinson. "Tengo una caja de plástico muy simple con separadores para organizar los diferentes pernos y saber de dónde vienen y dónde van".

Dickinson destaca que uno de los trabajos más importantes y más difíciles es desmontar las alas. Aunque estos grandes componentes no son particularmente pesados se requiere la ayuda de dos o más miembros del equipo para manejarlas:

"Las alas son difíciles porque hay que desconectar los controles de la barra", dice Dickinson. "También tenemos antenas en el ala y un tubo de pitot para la velocidad, por lo que todo ha de ser desconectado". Pero eso no es todo. Dickinson también señala que las tanques y líneas de combustible también tienen que ser desconectados, y es necesario drenar y desobstruir los tanques del ala. Es una tarea intensa, y hay que hacer cada paso en el orden correcto, con cuidado y delicadeza.

Firmado, Sellado, Entregado

Cuando se trata de mover los aviones de carreras de un lugar a otro por vía marítima, normalmente un avión de carreras encajará dentro de un contenedor colocando la caja de las alas primero. El cuadro de la cola se coloca entonces en la parte superior antes de deslizar ambos elementos hasta el final de un contenedor. El marco del avión se introduce tirando de la cola, y la rueda de la cola se coloca entonces en la parte superior de la caja de las alas para asegurar que la estructura del avión se mantiene nivelada. La caja de herramientas es la última pieza del kit que se deja en el interior del container.

La logística de transporte implica una organización al detalle, pero hay un factor que puede afectar a este proceso de transporte fundamental: el clima. Un tifón en Chiba en 2015 provocó un retraso en el transporte y montaje de los aviones de carreras, porque toda la infraestructura de la competición (incluidos los aviones) tuvo que ser trasladada fuera del circuito temporalmente hasta que la climatología adversa pasó.

Ahora es sólo cuestión de días antes de que el proceso de reensamblaje arranque de nuevo, los aviones ya están aquí y los equipos llegarán en nada a Spielberg para disputar la segunda parada del Red Bull Air Race. Hasta aquí todo bien. El rugido de los motores Lycoming Thunderbolt se escuchará una vez más por el cielo del Red Bull Ring los días 23 y 24 de abril. ¡Compra aquí ahora!

Artículos relacionados